SOLUCIONES
  1) Tamaño de partícula: cuando el tamaño de partícula es pequeño (< 1nm) o sea que los solutos sean moléculas de bajo peso molecular (como sales y azucares), estos se disuelven rápidamente y de manera homogénea en el agua, esta solución se conoce como solución verdadera. En casos donde el tamaño de partícula es grande (de 1 a 100 nm) se conocen como dispersiones coloidales, como la que forma el almidón en agua que no se disuelve sino que forma un estado de dispersión heterogénea llamado coloide, entre algunos coloides se encuentran las emulsiones como la mayonesa y los geles como las gelatinas.

2) Afinidad del soluto por el solvente: dependiendo de la polaridad de las moléculas de soluto y de solvente se tienen fuerzas de atracción que favorecen la solubilización del soluto en el solvente, bajo el principio de lo semejante disuelve lo semejante. Algunos ejemplos de afinidad soluto - solvente son los siguientes:

 

a) En las especies inorgánicas (por ejemplo halogenuros de metales alcalinos KBr), se tienen enlaces ionicos lo que les permite disolverse fácilmente en agua, que es un solvente de alta polaridad, y además el soluto tiene la capacidad de Ionizarse (cargarse) debido a esa fuerza de atracción y comportarse como un electrolito o una especie que conduce la corriente eléctrica.

b) Las moléculas polares como los azucares o alcoholes son disueltos en soluciones polares como el agua, debido a que tanto el soluto como el solvente son polares (poseen cargas parciales) que tienen o forman atracciones intermoleculares mediante pequeños puentes llamados puentes de Hidrógeno.
 
c) Las moléculas no polares como el aceite o triglicérido son fácilmente disueltos en solventes no polares como el hexano, benceno y cloroformo, que aunque no poseen carga, generan entre ellos (soluto y solvente) pequeñas fuerzas de atracción llamadas fuerzas de Vander Waals.